Alberto Fernández reclamó unidad para “encarar los problemas”

0
70

Alberto Fernández encabezó este miércoles al mediodía un acto en Luján, para anunciar inversiones de capitales extranjeros. Justo después de que la vicepresidenta Cristina Kirchner hiciera mención de la necesidad de un gran “acuerdo”, llamó a la unidad para “encarar juntos los problemas”.

En varias partes de su discurso, el Presidente destacó la importancia de trabajar en equipo para sacar adelante el país. Primero, se refirió a las medidas adoptadas en torno al manejo de la pandemia de coronavirus, y advirtió: “Venimos ya de muchos meses transitando ese camino. Todavía lo peleamos porque al inicio tuvimos una característica que nos distinguió, que fue trabajar juntos”.

Luego, se mostró cercano al mandatario bonaerense -hombre de confianza de Cristina-, aseguró que tiene “suerte como Presidente de que Axel (Kicillof) gobierne Buenos Aires”, y destacó su capacidad, honestidad, inteligencia y dedicación. “Es más fácil si trabajamos juntos”, exclamó el mandatario.

El Jefe de Estado destacó también el trabajo conjunto con los intendentes para “resolver este problema”. Y explicó que pone a la provincia de Buenos Aires “como un eje central de la recuperación” porque en ella “está el 40% del Producto Bruto Interno (PBI) y un tercio de la población argentina”.

Luego, señaló: “Deberíamos entender que es mucho más fácil si encaramos juntos los problemas, es más fácil de salir, avanzar, crecer, invertir y ganar dinero, y que se invierta y se dé trabajo”.

Fernández recordó que en febrero o marzo del año pasado fue invitado a Chile para a dar una charla y le pidieron que hable con distintos empresarios. “Me reuní con parte de accionistas chilenos que tienen inversiones en la Argentina y vi toda la incertidumbre que tenían”, señaló mientras miraba a los directivos de la Compañía de Cervecerías Unidas (CCU), de capitales chilenos, que anunció este miércoles una inversión de más de 4500 millones de pesos para aumentar un 100 por ciento su capacidad productiva en los próximos tres años y generar unos 550 puestos de trabajo, directos e indirectos.

Allí, aclaró que en aquel momento “no pensaba postularse a Presidente” -algo que luego se dio tras la propuesta de Cristina Kichner– sino que era “un dirigente político preocupado por lo que le pasaba a la Argentina y por ver cómo salíamos de ese momento”. Y recordó que “después terminó en la tragedia que terminó, con el derrumbe de la economía y colapso de la deuda, y todo lo que ya conocemos”.

“Había una enorme preocupación, porque estaba enfrente de alguien que había apostado todo a la Argentina”, agregó el Presidente.

Tras este recuerdo, Fernández volvió a retomar el eje de su discurso, vinculado con el llamado a la unidad. “Más de un año después, estoy convencido que vamos a seguir trabajando juntos y haciendo crecer la producción, la inversión genuina y el trabajo”, indicó. Para luego asegurar: «Vamos a poner de pie a la Argentina, que encontramos postrada en una cama de terapia intensiva y que, como si no le bastara para nuestra mala suerte, vino el coronavirus y nos complicó ese tratamiento”.

Finalmente, el mandatario argentino aseguró que su Gobierno va a “invertir mucho, con la obra pública” y que “va a haber mucha inversión privada”. Y volvió a resaltar: «Tenemos que trabajar juntos, los que trabajan el Estado y los que invierten, no hay otra manera”.

Dejar respuesta