Alemania, Italia, España y Francia se suman a los países que suspendieron la aplicación de la vacuna de AstraZeneca

0
58

Holanda también suspendió las aplicaciones al detectar 10 casos sospechosos de trombosis. Hay temor en toda Europa.

Alemania se sumó hoy a una serie de países europeos que suspendieron el uso de la vacuna contra el Covid-19 desarrollada por AstraZeneca, medida aplicada en relación con problemas de trombosis. Italia y Francia anunciaron también que dejarán de aplicarla y se suman así a Irlanda, Dinamarca, Noruega y Países Bajos que tomaron esta decisión con anterioridad en vista de casos de problemas con coágulos sanguíneos en ciertas personas inoculadas con la vacuna del laboratorio sueco-británico.

El Ministerio alemán de Salud se remitió a una recomendación del Insituto Paul Ehrlich (PEI), ente estatal responsable de vacunas y biomedicinas, según el cual es necesario seguir investigando. “Hasta ahora, se han registrado siete casos relacionados con esta trombosis venosa cerebral de los más de 1,6 millones de vacunaciones que se han realizado en Alemania”, comentó el titular de la cartera, Jens Spahn.

“Estamos hablando de un riesgo muy bajo, pero si efectivamente está relacionado con la vacunación, es un riesgo superior a la media”, agregó el funcionario.

El ministro alemán recomendó a quienes se vacunaron que busquen tratamiento médico si se sienten mal durante más de cuatro días después de la vacunación, por ejemplo con fuertes dolores de cabeza o hemorragias cutáneas. Hasta hoy, en Alemania se aplicaron 1,65 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca, según datos oficiales.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA), que recomendó la aprobación de la vacuna a finales de enero, ha iniciado una investigación sobre los casos de trombosis cerebrales, al igual que las autoridades sanitarias nacionales de cada país.

El primer ministro británico, Boris Johnson, rechazó la idea de que Reino Unido suspenda la vacuna de AstraZeneca. Johnson alegó que el organismo regulador de los medicamentos en su país es “uno de los más estrictos y experimentados” del mundo y que no ve “razón alguna en absoluto” para suspender ninguna de las vacunas que se administran a los británicos.

Dejar respuesta