El «Vidal Presidenta» cobra cada vez más fuerza

0
859

Ante el crecimiento de la imagen negativa y el descontento con la figura de Mauricio Macri, desde el oficialismo manejan la chance de llevar a la Gobernadora a ser la alternativa de cara a las próximas elecciones.

Los números están complicados para el presidente de la Nación, Mauricio Macri, que como es sabido insiste con la posibilidad de ir por un nuevo mandato. De todos modos, en un sector del espacio oficialista ya reconocen que «no vamos a ir a perder» y que se actuará según los resultados que arroje la última encuesta. Eso sí, se tienen fe y apostarán hasta las últimas fichas por «Macri 2019».

Entre esos aliados del cambio que no quieren ir a perder suena cada vez con más fuerza el «Vidal 2019», la dirigente con mejor imagen a nivel nacional, aunque desde Gobernación nieguen de manera rotunda esa alternativa, al menos por ahora. «Presidenta Vidal», anuncia el flyer que lleva las firmas de Cambiemos, el Frente Barrial Peronista y Kravetz conducción; aunque a decir verdad nadie se hace cargo.

Es importante resaltar que el Frente Barrial Peronista no pisa fuerte en la Provincia, como sí lo hace en La Pampa, por ejemplo, donde en los últimos comicios hasta presentó candidatos propios en varias localidades. En cuanto a Diego Kravetz, Secretario de Seguridad de Lanús, fuentes cercanas negaron tener relación con la publicación.

Volviendo al cambio Vidal por Macri, bajo el título «El último recurso», La Tecla publicó semanas atrás la frase «ya no se discute que tiene que ser Vidal, lo que se discute es cuándo se debe concretar». La misma se repite en las reuniones de Cambiemos de distintos ámbitos, y la repican por lo bajo desde concejales hasta altos dirigentes del oficialismo, que temen por una derrota, inimaginada hasta hace pocos meses.

Las encuestas muestran contundencia sobre las dificultades que Mauricio Macri enfrenta de cara a la reelección. Al son de los vaivenes del dólar, una sostenida recesión acompañada por inflación y una seguidilla de desaciertos políticos, el Presidente atraviesa el peor momento en cuanto a la percepción que la sociedad tiene tanto de él como de su gestión.

Desde distintos sectores del oficialismo y, también, desde el Círculo Rojo, comenzaron a ejercer presión para que la oferta electoral de Cambiemos a la Presidencia no sea el actual mandatario sino la gobernadora María Eugenia Vidal. “Contamos con la ventaja de tener un reemplazo más competitivo que el titular, y si queremos salvar Cambiemos debemos ir con Vidal. Macri ya fue”, le dijo a este medio un dirigente radical bonaerense.

“Acá hay que hacer un trasplante de corazón, pero Favaloro está muerto, y nadie sabe bien de qué forma hacerlo”, dijo a La Tecla un legislador del oficialismo, convencido de que la candidata debe ser Vidal, aunque reconoce que es difícil realizar la maniobra sin que la Gobernadora pague costos. Claro, la oposición contraatacará con la campaña de que “Macri y Vidal son lo mismo”.

Cada vez falta menos para el cierre de listas, la economía no mejora y los números de las encuestas tampoco. Lo que hasta hace un tiempo era a escondidas, se acaba de convertir en un flyer. ¿Y el próximo paso? ¿Se animará la dirigencia de Cambiemos a pedir por «Vidal presidenta»? En principio, todo indica que aún no. Pero los tiempos se acortan y el malestar va en aumento.

Por supuesto, en el entorno más cercano del Macri, no gusta la posibilidad de Vidal 2019. Hace apenas unos quince días, la mano derecha del presidente, el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, desestimó la posibilidad de que la gobernadora María Eugenia Vidal pudiera ser la candidata al sillón de Rivadavía, y respaldó de lleno la decisión de pelear la reelección. «No tengo dudas de que es Mauricio el candidato que tiene que seguir gobernando este país», ratificó.

Y agregó que «de la misma manera, María Eugenia tiene un compromiso y un coraje que siempre nos conmueve y nos inspira para seguir dando la pelea en la provincia de Buenos Aires. Y está cumpliendo su palabra, aparte, de que no iba a usar a la provincia de Buenos Aires como un trampolín».

Fuente La Tecla

Dejar respuesta