La canasta básica aumentó más de un punto y ya supera el 20 por ciento anual

0
1180

Así lo informó el Indec. En julio, el incremento fue del orden del 1,4 por ciento y el crecimiento interanual llega al 20,5 por ciento. Por otro lado confirmaron que un afamilia tipo necesita $500 por día para no ser pobre.

Una familia compuesta por dos adultos y dos niños necesitó en julio ingresos por 15.024,08 pesos para adquirir la Canasta Básica Total (CBT). El conjunto de bienes y servicios utilizado para establecer la línea de pobreza marcó un aumento del 1,4 por ciento frente al mes anterior y una suba del 20,5 por ciento interanual.

El encarecimiento de la línea de pobreza a lo largo del año se origina, principalmente, en los precios de alimentos, electricidad y gas.

Por su parte, el valor de la Canasta Básica Alimentaria (CBA), el umbral de ingresos para que un hogar sea considerado indigente, fue de 6132,54 pesos el mes pasado para la misma composición familiar. El monto informado ayer por el Indec representa también un incremento mensual de 1,4 por ciento y un alza interanual de 19,10 por ciento. 

La CBA toma en cuenta los requerimientos kilocalóricos y proteicos para que un varón adulto, de entre 30 y 60 años, de actividad moderada, cubra durante un mes esas necesidades. Comprende los alimentos y las cantidades en función de los hábitos de consumo de la población a partir de la información provista por la Encuesta de Ingresos y Gastos de los Hogares.

Dado que los requerimientos nutricionales son diferentes según la edad, el sexo y la actividad de las personas, también contempla una adecuación que refleja las características de cada miembro de un hogar en relación a sus necesidades nutricionales. La CBT abarca a la CBA e incluye los precios de bienes y servicios no alimentarios, conforme aseveró Página/12.

A diferencia de la tendencia observada a comienzos de año, los aumentos en la CBT y la CBA fueron durante julio inferiores a los incrementos registrados en el IPC. El indicador oficial arrojó el mes pasado una suba del 1,7 por ciento mientras que contra julio de 2016 llegó al 21,5 por ciento. 

Sin embargo, la dinámica de precios no muestra una tendencia hacia la desaceleración. La inflación oficial fue la más baja entre todas las mediciones difundidas por consultoras, centros de investigación y universidades.

Dejar respuesta