Preocupación en vecinos de Moreno por material contaminante en luminarias

0
690

Cientos de vecinos de distintos barrios del distrito mostraron preocupación ante la posibilidad de sufrir enfermedades por la contaminación que genera las luminarias que descartó el Municipio de Hurlingham y que utilizó el intendente Walter Festa.

Meses atrás, el Municipio de Hurlingham realizó el recambio de luminaria pública a LED y el alumbrado que retiró lo donó al municipio de Walter Festa. Se trata de unas 5 mil luminarias que se utilizaron y colocaron en distintos barrios morenenses. Sin embargo, los rumores ante el posible material contaminante despertaron la alerta.

Al respecto, el candidato vecinalista Ramón Vera aseguró: “Esta acción es una mas de las tantas que muestra el Intendente Festa contra los vecinos. En Moreno no hay gestión y eso se ve en la falta de imaginación y trabajo para generar recursos. Entonces parece que somos ciudadanos de cuarta que vivimos del descarte, y eso no es justo”.

Ana Maria, vecina de Moreno, dijo: «Sabemos que estas luminarias que colocaron generan contaminación y en consecuencia puede traer enfermedades y reacciones en el cuerpo de grandes y chicos. Por algo se retiraron en Hurlingham. No entendemos como, sabiendo que estas luces viejas pueden generar tanto problema, el intendente Walter Festa las terminó utilizando. Tienen que pensar en el beneficio del vecino, de la gente y no en jugar con la vida de las personas».

Por esta grave razón, la concejal de Copebo, Karina Alvarez, solicitó ademas al Departamento Ejecutivo un informe para explicar dónde fueron ubicadas las lámparas donadas por Hurlingham y para saber si se realizaron los correspondientes informes ambientales.

El informe ambiental buscaría descartar si las lámparas donadas son contaminantes de mercurio o sodio. El pedido se fundamenta en que “cuando algo se convierte en residuo porque la ley lo dice o porque es tóxico, tiene que ser depuesto o mandado a disposición final por empresas que estén habilitadas para eso, lo cual no se hizo en este caso”.

Además, consideraron “peligroso” sostener que si la luminaria esta en buen estado no se le considera residuo y se puede reutilizar. “Hay leyes provinciales, nacionales e incluso supranacionales que establecen qué tienen que hacer las autoridades con los “residuos peligrosos”.

Se entiende por residuos peligrosos aquellos materiales que una vez que dejan de ser útiles deben ser tratados de manera especial por el riesgo que representan para la salud pública.

Tal es el caso de la luminaria y es por eso que “la sustitución de las luminarias antiguas por lámparas más modernas se volvió una necesidad impostergable porque dañan el medioambiente, consumen mucha energía y afectan a la población”.

Una investigación de la Asociación de Inquietudes Ciudadanas, según cita la concejal, refleja que hay “al menos 30 municipios bonaerenses en los que hay una potencial contaminación por mercurio con el alumbrado público”.

Dejar respuesta