Inauguraron un Laboratorio Móvil Bioreactor en el Parque Industrial

0
1361

El objetivo es que las fábricas puedan medir la energía y fertilizantes que pueden producir con sus desechos orgánicos.

Se inauguró en el Parque Industrial de Pilar el Primer Laboratorio Móvil Bioreactor de ese predio, cuyo objetivo es que las plantas industriales puedan medir la cantidad de energía y fertilizantes que están en condiciones de generar con sus residuos orgánicos.

La iniciativa fue concretada mediante una articulación público privada, ya que la misma contó con la participación de la Universidad de Belgrano y de la Cámara Empresaria del Parque Industrial junto con la Secretaría de Medio Ambiente municipal.

El acto de inauguración fue encabezado por el intendente Nicolás Ducoté, junto con el Secretario de Medio Ambiente de Pilar, Javier Corcuera, el Rector  de la Universidad de Belgrano, Avelino Porto y el titular de la Cámara Empresaria del Parque Industrial (CEPIP), Jorge Alonso.

Al respecto, Ducoté señaló: “Para nosotros es un orgullo presentar, en el mayor Parque Industrial del país, este laboratorio que le permite a las plantas industriales medir cuanta energía y fertilizantes pueden generar con sus residuos orgánicos. Esto es transformar basura en recursos, y es posibilitarle a las empresas de Pilar y de todo el país que puedan saber cuánta energía y cuanto fertilizante van a producir con lo que hoy descartan como basura”.

“Ya podemos empezar a perfilar los nuevos tipos de empleo que se vienen: los trabajo que nacen de la valorización de muchos de nuestros recursos. Esto es dejar de pensar la economía de un modo lineal y empezar a pensarla de modo circular, donde los residuos de uno generan valor agregado y empleos en otro. Queremos cada vez más industrias que generen empleo en base a la producción sustentable”, agregó el mandatario local.

Este dispositivo mide cuánta energía y biofertilizantes pueden generar los residuos orgánicos de una industria. Es un laboratorio -no una planta industrial, ese sería el próximo paso- porque fue diseñado sólo para medir los residuos orgánicos que ingresan y  para cuantificar la energía y los biofertilizantes que salen, como resultado de la digestión de esos residuos. El laboratorio fue instalado en el predio de Bomberos del Parque, junto a las oficinas de la CEPIP.

Su función es informar sobre la energía y los biofertilizantes que se pueden obtener de los residuos orgánicos que ingresan al test. Adicionalmente, permite estudiar la compatibilidad de los distintos residuos en el proceso y anticipar dificultades operando en condiciones normales de un parque industrial que no podrían ser detectadas a escala de un laboratorio.

Es un laboratorio móvil (itinerante) porque ha sido diseñado para entrar en un contenedor y ser trasladado donde sea necesario. Es un bio-reactor porque genera energía (en forma de gas metano) por medio de la fermentación natural (biológica) de los residuos orgánicos, bajo un sistema que permite el control y registro de cada variable.

Pero la energía no es el único producto que resulta de este proceso: los residuos biodigeridos generan un fertilizante de origen biológico con diversos usos potenciales. El proceso genera entonces energía y biofertilizantes.

El mismo fue diseñado por el área de Investigación y Desarrollo de la empresa Benito Roggio Ambiental, con el soporte de RISE, el Instituto Sueco de Ingeniería Agrícola y Ambiental. Fue construído en Mar del Plata por la empresa Fluence, el LMB funciona en forma coordinada con el laboratorio de Co-digestión de Residuos ubicado en la Universidad de Belgrano (UB), que cuenta con 4 reactores de menor volumen y todo el equipamiento para estudiar el proceso, materias primas y productos.

Por su parte, Javier Corcuera, expresó: “Esta experiencia piloto que  tenemos en el Parque Industrial de Pilar va a durar varios meses para que todas aquellas industrias del parque que tengan residuos orgánicos sólidos de sus comedores, así como barros y líquidos orgánicos puedan conocer cuanta energía y cuanto bio-fertilizante están perdiéndose por descartar actualmente estos residuos. Es una ventana de oportunidad que ofrece la tecnología de excelencia, con el apoyo de la Universidad de Belgrado y su laboratorio especializado con este fin y que ha sido diseñada con el instituto sueco de ingeniería agrícola y ambiental RISE”.

Por su parte, Avelino Porto subrayó: “Estoy profundamente feliz con  lo que estamos haciendo, porque el Parque Industrial es uno de los más importantes de Argentina y del Continente. De esta manera vamos a cumplir con un triángulo, necesario para que un país avance, que es la unión entre las empresas, las universidades y el Estado. Esta iniciativa estatal-privada, brinda una gran oportunidad a la población”.

En materia de residuos que puede llevar una empresa al LMB, figuran los orgánicos: sólidos, barros y líquidos, ya que cuenta con una zona de mezcla y pre-procesamiento que le otorga una gran versatilidad. En esta primera etapa se apunta a investigar el procesamiento de residuos de la industria alimenticia y de los numerosos comedores de las plantas industriales en el Parque Industrial de Pilar.

Los fondos para su creación fueron aportados por la Agencia de Promoción Científica del MinCyT a traves del programa FONARSEC -FITS Medio Ambiente y una contraparte aportada por el grupo BRa) en un consorcio público privado junto a Y-TEC y el CONICET.

Dejar respuesta