Argentina le ganó a Perú y cierra el año clasificando a Qatar

0
101

El equipo de Lionel Scaloni anotó dos tantos en el primer tiempo y, a partir de ese momento, pudo jugar con más tranquilidad.

Argentina golpeó fuerte en el primer tiempo y comenzó a marcar el camino hacia el triunfo. En Lima y ante Perú, el equipo de Lionel Scaloni, por la cuarta fecha de las Eliminatorias Sudamericanas, abrió fuego a los 16 y a los 27 minutos de la primera parte. Esos goles le dieron tranquilidad a la Selección, que a partir de ahí pudo controlar el juego.

El primero en anotar fue Nicolás González. La ‘sorpresa’ de la Selección argentina, una de las figuras del partido, coronó una buena jugada colectiva y le dio a sus compañeros lo que necesitaban: calma para afrontar el partido con una ventaja en el marcador.

Fue entonces que el juego de Argentina se potenció. El equipo que encabeza Lionel Messi se liberó. Los espacios aparecían en la última línea de Perú, un equipo que no encuentra el camino y que no hace pie en la actual edición de las Eliminatorias. Las jugadas de la visita se multiplicaron.

La Selección jugaba con autoridad. Lautaro Martínez, 11 minutos después del primer gol, estiró la diferencia. Fue Lautaro Martínez, un goleador de categoría, el encargado de poner el 2 a 0. No fue un tanto más. Porque con ese grito el conjunto de Scaloni se sintió mucho más cómodo. Aunque todavía faltaba mucho camino por recorrer, el partido esta definido.

Argentina tuvo buen juego. Porque más allá de los tres puntos, la Selección quería ganar así. Ya no estaba conforme con ganar por poco o con sufrimiento. Este martes la victoria fue muy merecida. De hecho pudo haberlo ganado por una diferencia mayor. No hubo puntos bajos.

La Selección necesitaba un partido así, sólido, con autoridad. En ese análisis también hay una certeza: al conjunto de Scaloni le conviene enfrentar a equipos que lo salen a buscar. Algo que pasó en el duelo de este martes, cuando los de Gareca, preocupados por los malos resultados, trataron de forzar a Argentina. Y salvo por el amanecer, a Argentina le alcanzó con una ráfaga para resolver el partido.

Leo Messi trataba de marcar su gol. El partido estaba como para anotar el tercero. No pudo, pero tampoco hacía falta: Argentina ganó bien, sin sufrir. Pudo, de hecho, haber sido una goleada. Ahora la Selección puede pensar en 2021. Los primeros partidos del próximo año no será fáciles: en marzo se enfrentará con Uruguay y con Brasil.

Dejar respuesta