El nuevo armado del Congreso obliga a tener aliados

0
31

Alberto Fernández no tiene quórum en Diputados y necesitará de la «muñeca» de Sergio Massa  para aprobar las leyes.

La baja performance de Alberto Fernández con respecto a las primarias le quitó la ilusión  de dominar con holgura la Cámara de Diputados, donde deberá sellar rápidos acuerdos con los partidos provinciales y otros bloques menores para consolidar una mayoría y aprobar el paquete de leyes que prometió ni bien arribe a la Casa Rosada.

No tendrá el camino allanado, porque Cambiemos, de continuar unido, escalará hasta 119 diputados, una decena menos que la mayoría propia, y podría ser la primera minoría si el peronismo no se unifica en un interbloque. Sus impensadas victorias en Santa Fe, San Luis y Entre Ríos, la mejora en Córdoba, Ciudad de Buenos Aires y en Mendoza engrosaron su cosecha de bancas, que en algunas provincias fue por encima de 2015. Sumadas a las ganadas en 2017, el resultado es la mayor presencia de Cambiemos en Diputados, sin un presidente en la Casa Rosada para ordenarlos.

El Frente de Todos sumaba esta noche 68 bancas, 9 menos que si se repetían  los resultados de agosto, se aproximaba a 109 votos, con las posibles incorporaciones de Omar Felix y de Patricia Mounier, reemplazo de la vice de  Santa Fe, Alejandra Rodenas.

Se agregan a esa cuenta los 10 heredados de Argentina Federal (el actual interbloque de los gobernadores), los 2 massistas y los 2 de Red Por Argentina, el bloque de Felipe Solá. Alberto intentará incorporar a los 6 santiagueños y los 3 misioneros, que hicieron campaña con él para esta elección y le serán más que necesarios para gobernar.

Sus gobernadores tendrán peso en la mesa chica del nuevo presidente, pero no serán los únicos en sacar chapa. El senador Adolfo Rodríguez Saá podrá aportar dos diputados por San Luis, el gobernador rionegrino y ahora senador electo Alberto Weretilneck tendrá una banca (Luis Di Giácomo) y Roberto Lavagna dejará varios laderos dispuestos a negociar, tal vez en forma autónoma. Habrá que ver.

Marco Lavagna y Pablo Kosiner no lograban ser reelectos por la Ciudad y Salta, dos figuras que podrían servir para acercar a las partes porque vienen de integrar el Frente Renovador y Argentina Federal, con compañeros que ahora están en Todos.

Consenso Federal, el sello político de Lavagna, podría materializarse en un bloque de 7, conducido por Graciela Camaño e integrado además por los bonaerenses Alejandro «Topo» Rodríguez y Eduardo «Bali» Bucca, el socialista santafesino Luis Contigiani, el mendocino José Luis Ramón y el peronista salteño Andrés Zottos.

En septiembre, Emilio Monzó había sondeado a este grupo para armar un bloque opositor dialoguista, con varios peronistas que aún reportan a Cambiemos y capaz de aliarse con Alberto en las votaciones clave. Con los resultados de este domingo, el candidato de Todos no tardará en abordarlos para que se asocien a su interbloque. Tal vez le facilite el trabajo Sergio Massa, posible presidente de la Cámara baja.

También sonará el teléfono de los catamarqueños Silvana Ginocchio y a Dante López Rodríguez, quien reemplazará al intendente electo de la capital, Gustavo Saadi. Ginocchio y Saadi se mantuvieron con bloque propio estos años y fueron endureciendo mes a mes su postura contra el Gobierno.

Otro voto suelto será el de la neuquina Alma Sapag, del MPN, ultraoficialista en los últimos años de Cristina Kirchner. Y se hará valer el cordobés Juan Schiaretti con sus 4 diputados, después de haber ignorado a Alberto en la campaña y verlo perder 60 a 30 con Macri. Una paliza.

El nuevo jefe de Estado tiene como seducir a los gobernadores opositores: a varios les será difícil cumplir con sus vencimientos de deuda en dólares los próximos años y necesitan un aval de la Casa Rosada para reprogramar sus pagos. No tardarán en negociarlo.

Los cordobeses serán tironeados por Cambiemos, donde no descartaban una ruptura si Macri se caía a pedazos, pero con un bloque tan numeroso crecerá la tentación de sostener la unidad y en tal caso discutir liderazgos puertas adentro. Si se consolidan hasta podrían amenazar a Alberto con captar aliados y dominar el recinto algún día, impensado en los primeros meses de un nuevo presiente, pero no a mediano y largo plazo.

El mendocino Alfredo Cornejo, que ganó la elección a Diputados en Mendoza por 14 después de haber perdido las primarias, le disputará la presidencia del bloque radical a Mario Negri.

El PRO tendrá voz y, sobre todo, votos, porque será el bloque más numeroso de ese conglomerado. Horacio Rodríguez Larreta habló varias veces con Negri de mantener la unidad de Cambiemos pasara lo que pasara este domingo, pero aún no se movió mucho por sostener a su delfín Álvaro González como presidente del PRO. Se anota para sustituirlo Cristian Ritondo, con empuje de María Eugenia Vidal, diezmada por su derrota frente a Axel Kicillof.

La semana pasada, a través de Marcos Peña, Macri le anticipó a algunos diputados que si el resultado no era catastrófico intentará influir entre las autoridades del PRO, que por ser el partido con mayor presencia legislativa, podrá reclamar además cargos en organismos de control, como la Auditoría General de la Nación.  Contaría con el apoyo de los 14 que responden a Elisa Carrió. Es otra rosca que se viene.

Síntoma de estos tiempos, no hay mucho por fuera de la grieta en Diputados, con tres bancas de la izquierda, nunca útiles para un presidente. Alberto necesita llamar a los demás. Y cuanto antes.

Fuente: LPO

Dejar respuesta