Pablo Moyano descartó una ruptura en la CGT

0
47

El secretario Adjunto del gremio de Camioneros e integrante del triunvirato que conduce la central obrera aclaró que hay unidad en esa organización y culpó a los empresarios «que remarcan precios» por los índices de inflación.

Pablo Moyano, uno de los triunviros de la conducción de la CGT y secretario adjunto de Camioneros, admitió este viernes que «hay discusiones» en esa central obrera pero aclaró que están «todos unidos» al tiempo que apuntó contra los empresarios por los índices de inflación.

«Remarcan los precios y no son solidarios con la sociedad» mientras que «el Gobierno está haciendo todo el esfuerzo en controlar» el incremento de los productos, dijo Moyano en una rueda de prensa en la puerta de la sede porteña del Sindicato de Camioneros, en el marco de la cual se presentó el acuerdo alcanzado con el gobierno porteño con respecto a los 500 trabajadores de las grúas que serán indemnizados y continuarán trabajando bajo el régimen de ese gremio.

En declaraciones a la prensa, el gremialista camionero descartó abandonar la cúpula de conducción de la CGT que comparte con Héctor Daer y Carlos Acuña: «En la CGT hay discusiones como las hay en el Gobierno, en la oposición y entre los periodistas. Hay discusiones, pero estamos todos unidos».

Relación normal

Sobre la relación con el resto de la dirigencia sindical, la calificó de «normal» e ironizó: «No me voy a poner celoso por un asado», en referencia a la cena privada que mantuvo el resto de la conducción de la CGT con el presidente Alberto Fernández el pasado lunes en la Quinta de Olivos, donde el camionero no fue invitado.

Al ser consultado sobre el incremento del índice de precios, sostuvo que «el Gobierno está haciendo un esfuerzo muy importante para controlar la inflación» y agregó: «Yo hago responsables de la inflación a los empresarios que se la están llevando en pala; como los del campo, que liquidaron con el dólar soja y las cosas no bajan».

En ese sentido, remarcó que el Gobierno está haciendo un «esfuerzo importante, pero los funcionarios que tiene alrededor el Presidente deberían ser un poco más fuertes porque al Gobierno le falta un poco de fuerza para sentarlos a una mesa a los cinco empresarios vivos que remarcan, sancionarlos o la medida que deba tomar para controlar el aumento de precios».

Por otra parte, negó que haya solicitado al Presidente la renuncia del ministro de Trabajo, Claudio Moroni, aunque se consideró «critico» de su gestión.

 

Dejar respuesta