Mauricio Macri: «Ahora se viene una mejora del salario»

0
939

El presidente comenzó el último tramo de la campaña con un acto la renovada estación de tren de Barrancas de Belgrano, a la que llegó en tren, pero con 45 minutos de retraso.

En el capitalino barrio de Belgrano -en CABA, la cuna del PRO-  y acompañado por miles de seguidores, el presidente Mauricio Macri inició la caravana de 30 ciudades en 30 días, con la que el candidato de Juntos por el Cambio busca reconquistar los votos perdidos en las PASO.

Bajo la ya característica consigna «Sí, se puede», el oficialismo dio el primer paso para intentar evitar lo que las encuestas auguran: un triunfo en primera vuelta del postulante del Frente de Todos, Alberto Fernández.

Sin la presencia de María Eugenia Vidal, el presidente no estuvo solo, sino que lo rodearon el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta (también busca su reeleección) y dos de los voceros de su campaña: la diputada Elisa Carrió y su compañero de fórmula, Miguel Ángel Pichetto, todos sobre la tarima. También se dejaron ver el jefe de Gabinete nacional, Marcos Peña; la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich; su primo Jorge, intendente de Vicente López (lo acompañó, junto a su esposa, Juliana Awada, en el tren que lo llevó de Olivos a Belgrano), entre otros.

En medio de la algarabía y de miles de banderas blancas y celeste, Macri dijo «que estén acá significa que compartimos el mismo amor por el país» , y añadió que «los escuché, tomé nota».

Ustedes no están solos, estamos juntos en esto, y hoy comienza la marcha del «Sí se puede», 30 días por todo el país, hombro a hombro», expresó , manifestando que los problemas del país «los resolvemos entre todos o no los resuelve nadie».

Por otra parte, expresó que «acá tienen un gobierno que le da batalla al narcotráfico y las mafias», y agregó que «ninguna organización mafiosa se va a quedar con parte de su trabajo

«Lo que viene es distinto: ahora viene el crecimiento, el trabajo y el alivio en el bolsillo”, exclamó casi a los gritos, y manifestó su convencimiento de que «se puede dar vuelta esta elección».

Por su parte, Pichetto dijo que «se acabó el esfuerzo de la clase media y se acabó el ajuste”, señalando que «vamos a ganar las elecciones» y evaluando que «los planes no pueden ser para siempre, tenemos que terminar con los mercaderes de la pobreza”.

No pasó desapercibida la ausencia de la gobernadora bonarense, María Eugenia Vidal, quien se muestra renuente a mostrarse con Macri, diferenciando la estrategia preelectoral, aunque desde el comando oficialista aseguran que podría participar de algunos de los siguientes actos, como el que tendrá lugar mañana en Junín.

La mandataria bonaerense participó hoy de una recorrida por Ituzaingó, distrito comandado por el intendente peronista Alberto Descalzo, donde conversó con vecinos. Sin embargo, su visita debió interrumpirse antes de lo previsto ante el escrache que realizaron varios vecinos de ese municipio del Conurbano.

Dejar respuesta