Menéndez e Insaurralde se unen para evitar que Espinoza siga al frente del PJ

0
1362

El peronismo bonaerense se reunirá este jueves por primera vez después de la derrota en las elecciones legislativas. El motivo real es convocar a los comicios de diciembre -cuando el PJ debe renovar autoridades- pero de fondo hay una discusión que ya comienza a plantearse con fuerza: la mayoría de los intendentes rechaza que Fernando Espinoza retenga la conducción del partido.

«El único consenso al que llegamos es que sea cualquiera menos Espinoza», dijo a LPO un intendente que participa de las negociaciones que el matancero había logrado postergar hasta este jueves con la carta de un posible triunfo de Cristina Kirchner en la Provincia, que buscaba adjudicarse.

En rigor, en el PJ se mantiene la grieta. Por un lado, Espinoza quiere conservar la presidencia. Incluso desde La Matanza aseguraron a LPO que jamás se barajó -como insistieron en instalar algunos intendentes- de que podría poner a Verónica Magario en ese lugar.

El matancero está convencido de que ya tiene el apoyo de la mayoría de los intendentes «más importantes», así como también de los legisladores del espacio, de referentes del movimiento obrero y de algunos heridos que se la jugaron por la candidatura de Florencio Randazzo. Cerca suyo quedaron también quienes ya hablan de «Cristina 2019». Sin embargo, incluso en ese grupo, hay jefes comunales que hacen su propio juego: desde Moreno, Walter Festa ya se autoproclamó candidato. 

Los intendentes que quieren frenar a Espinoza tampoco apoyarían una candidatura de Magario: ‘Ya le dimos la FAM y no hizo nada’.

En el otro lado de la cancha está el resto de los intendentes que se opone de modo rotundo a la continuidad de Espinoza y en ese grupo hay dos cabezas importantes: el lomense Martín Insaurralde y el intendente de Merlo, Gustavo «Tano» Menéndez, a esta altura el candidato con más chances de suceder al matancero.

Es que Menéndez desde hace tiempo blanqueó que tiene intenciones de jugar y algunos intendentes reconocieron a LPO que buena parte de lo que fue el Grupo Fénix lo aceptaría. Sin embargo, Insaurralde es el otro hombre fuerte que -si bien asegura que no quiere ir por ese cargo- busca instalar a su par de La Costa, Juan Pablo de Jesús, como anticipó LPO. Algunos intendentes que también van contra el matancero hablan de buscar una alternativa entre ambas posturas, como podría ser Carlos Castagneto o Mariano Cascallares.

En ese espacio el único acuerdo es frenar la posibilidad de que Espinoza se «autoimponga». También se atajan con que no aceptarían a Magario -pese a que desde La Matanza dicen que nunca estuvo en sus planes instalarla- porque recuerdan que ya la apoyaron para presidir la FAM. «No le podemos dar a La Matanza la suma del poder público. A Magario le dimos la FAM, nos peleamos con el Gobierno y al final no terminó haciendo nada. No convoca a reuniones. ¿Para qué le daríamos el PJ si la FAM no la usa?».

«Si Espinoza se instala, nos vamos del PJ. Estamos hartos. Entregó el partido gratis y nos mintió a todos descaradamente. Eso Cristina lo sabe y Máximo también», dijo uno de los intendentes furioso con el diputado electo.

Según la convocatoria, el eje del encuentro de mañana será el análisis de los resultados de la elección que llevará a una fuerte discusión. En diálogo con LPO, desde el sector de los intendentes más radicalizados -apoyados por La Cámpora- advirtieron que este jueves dejarán claro que apuestan a que el presidente «sea kirchnerista» y apoye la conducción de Cristina.

«No le vamos a dejar el partido a un candidato afín al Gobierno. No queremos que el PJ se convierta en la pata peronista de Cambiemos», sostuvo un jefe comunal de ese grupo y aseguró: «Este jueves no la vamos a pudrir, pero vamos a ir dispuestos a condicionar a los que anden con dudas. El kirchnerismo es la única oposición real a este Gobierno». 

La Cámpora provoca al decir que no permitirá que el PJ se convierta en la pata peronista de Cambiemos, una forma de negar que Menéndez o Insaurralde definan al próximo presidente del partido

Con eso aluden de modo implícito tanto a Menéndez -de buen diálogo con la gobernadora María Eugenia Vidal- y a De Jesús, que como contó LPO en su municipio sugestivamente se dio el corte de boleta más fuerte contra Cristina Kirchner en el interior de la Provincia.

Desde La Cámpora incluso van por más y en off dicen que no piensan entregarle el PJ a dos dirigentes que no quisieron poner dinero para la campaña de Cristina -en referencia a Insaurralde y Menéndez- y los acusan de ni siquiera haber movido sus redes sociales lo suficiente para apoyar a la ex Presidenta.

En paralelo, desde el otro espacio hablan de la necesidad de generar consenso y creen que ese argumento es suficiente para ponerle un límite al matancero: «Tiene que ser alguien que pueda aglutinar lo que está afuera del PJ. Basta de Espinoza, que le mintió a todo el mundo».

Todas estas discusiones se dan en la previa del cónclave que tendrá lugar mañana a partir de las 16.30 en la sede del PJ nacional en Matheu 130. «Hay muchos ejes abiertos, ya instalamos desde antes la discusión», dijo a LPO un intendente que contó que recibió llamados y mensajes de casi todos sus pares en los últimos días.

Fuente LPO

Dejar respuesta